Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Ley del Karma y Dharma’ Category

Las leyes de Karma y HDarma ( Darma)

Ley de Acción y Consecuencia

  Cualquier acto, sea bueno o malo tiene su consecuencia. Si practicamos el bien la consecuencia será buena para nosotros, si tenemos una mala conducta las consecuencias serán malas también.  No existe acción sin causa ni tampoco causa sin acción.  Y para juzgar nuestras acciones existe en los mundos superiores el Tribunal de la Justicia Divina, que también llamamos de Ley Divina, y es compuesta por seres superiores, maestros de conciencia despierta, cuya función es pesar nuestras buenas y malas acciones y aplicar de forma justa una sentencia, la consecuencia de nuestras acciones. 

El Tribunal de la Justicia Divina

 Este tribunal está regido por Anúbis y sus 42 jueces.
En las pirámides de Egipto fueron encontradas varias ilustraciones del Tribunal de Justicia Divina.
En estas ilustraciones el regente Anúbis es representado por un hombre con la cabeza de chacal y los 42 jueces son simbolizados por diversos animales. La Ley Divina tiene como base la justicia y la misericordia. La Justicia sin misericordia es tirana. La misericordia sin justicia es tolerante y complaciente con el delito. Si al pesar nuestras acciones en una balanza, el plato de las buenas acciones está más pesado el resultado será un Darma, que es una recompensa por las buenas acciones que realizamos. La palabra Darma (del sánscrito Dharma) significa también realidad o aún virtud. Si ocurrir lo contrario, si el plato de las malas acciones está más pesado el resultado será un Karma para nosotros, o sea, sufrimiento, dolor, adversidades, etc.
La palabra de origen sánscrita Karma significa acción. Podemos entenderla cómo acción y consecuencia. 

Los tipos de Karma

Existen varios tipos de karma:

Individual: Cuando es aplicado específicamente a una persona. Por ejemplo en el caso de una enfermedad. (Es importante resaltar que ni todo sufrimiento o acontecimiento malo es Kármico, pues debido a nuestra inconsciencia podemos causar directamente nuestro sufrimiento. Ej. : Una persona que atraviesa la calle sin prestar atención y es atropellada).

Familiar: Cuando es aplicado de tal manera que afecta toda la familia. Por ejemplo, en el caso de tener una persona de la familia que sea viciado en drogas. Esto traerá sufrimiento para todos que están alrededor.

Regional: Cuando es aplicado en una determinada región. Por ejemplo, las secas, las inundaciones, o otras adversidades climáticas que ocurren en determinados lugares.

Nacional: Es una ampliación del karma regional. Tenemos el ejemplo de países que son desbastados por guerras, dictaduras, miserias, desastres naturales, etc.

Mundial: cuando es aplicado a toda la humanidad. Tenemos el ejemplo de las guerras mundiales, epidemias, grandes desastres naturales, etc. No podríamos dejar de alertar en este momento sobre la aproximación del planeta Hercólubus, que causará terribles cataclismos, terremotos y desastres naturales por todo el planeta. Esto ya está ocurriendo lentamente y intensificando cada vez más.

Katância: Es el Karma más riguroso, que es aplicado a los Maestros, que a pesar de sus innumerables perfecciones, pueden cometer errores y ser penalizados.

Kamaduro: Es un Karma que se aplica a errores graves, asesinatos, emboscadas, torturas, etc. Este tipo de Karma no es negociable y cuando es aplicado va inevitablemente hasta las últimas consecuencias.

Karmasaya: Ese Karma también no es negociable y es aplicado cuando la persona comete adulterio. En las escrituras sagradas está escrito que “todo pecado será perdonado, menos los pecados contra el Espíritu Santo”, y ese pecado es el adulterio. ¿Pero qué es considerado adulterio ante la Justicia Divina? Ante la Ley Divina cuando dos personas se unen sexualmente ellas están casadas en los mundos internos (independientemente de ser casadas por las leyes físicas.)
Por tanto, si la persona tiene más de una pareja sexual en un determinado espacio de tiempo (menos que un año), esa persona comete adulterio y lanza un Karma sobre sus espaldas.  Cuando dos personas se unen sexualmente, por estar internamente casadas, sus Karmas se suman y se tornan comunes a los dos. Y si una de esas personas tiene otra relación sexual con una tercera persona, esa última tendrá los karmas de los tres.
Sabiendo eso podemos entonces hacernos una idea de cómo es grave la situación kármica de la humanidad. 

Los Negocios

Como fue dicho antes las bases de la Ley Divina son la justicia y la misericordia. Eso quiere decir que, por más duro que parezca nuestro karma, podemos pagarlo con buenas acciones y entonces no necesitaremos sufrir.

“Cuando una ley inferior es transcendida por una ley superior, la ley superior lava la ley inferior.”

“Haz buenas obras para que pagues tus deudas. Al león de la ley se combate con la balanza.”

“Quién tiene con qué pagar, pague y salga bien en sus negocios; quién no tiene con qué pagar pagará con dolor.”

Si en el plato de la balanza cósmica colocamos las buenas obras y en otro las malas, es evidente que el Karma dependerá de cuál plato estará más pesado. Todos somos grandes debedores, sea debido a nuestros actos en ésta o en pasadas existencias.
Por eso es urgente que mudemos nuestra conducta diaria

En vez de protestar por tener dificultades, debemos preocuparnos en ayudar a los demás.
En vez de protestar por estar enfermos, debemos si dar medicamentos a los que no pueden comprarlos, llevar al médico los que no pueden ir, etc.
En vez de reclamar de las personas que nos calumnian, debemos si aprender a ver el punto de vista ajeno y abandonar de una vez la calumnia, las intrigas, las reclamaciones, etc.

Nuestro karma puede ser perdonado se eliminamos la causa de nuestros errores, de nuestra ira, de nuestra envidia, de nuestro orgullo, etc.
La causa de nuestros errores y por consiguiente, de nuestro sufrimiento es el ego, nuestros defectos psicológicos.
El ego es el que nos torna infelices, perversos y desgraciados. E l mundo sería un paraíso si las personas eliminasen de sí mismas esas abominaciones inhumanas.
No es posible tener una conducta reta si somos controlados por los defectos psicológicos.

Conforme vamos eliminando nuestros propios defectos el karma referente a tal o cual defecto va siendo perdonado. Esto es misericordia.
Nunca debemos protestar contra nuestra situación kármica, pues eso sólo la va a agravar.
El Karma es una medicina que nos aplican para que veamos nuestros mayores defectos (la causa de nuestro sufrimiento), para que entonces pasemos a eliminarlos a través de la muerte mística o psicológica. 

Información

La ley del karma es la misma ley de causa o efecto, la cual afirma: “que todo efecto tiene su causa, y toda causa tiene su efecto”; nada se da por azar en el universo. Nada ocurre sin causa, es decir, sin una secuencia de causas, ya que las causas y los efectos residen en los sucesos o sea en lo que acontece como resultado de un evento anterior. Existe siempre una relación entre lo que pasa y lo que sigue.

Todo pensamiento generado por nuestra mente, todo acto realizado por nosotros tiene sus resultados, los cuales pueden ser directos o indirectos, inmediatos, a mediano o largo plazo, los cuales se eslabonan en forma coordinada, creando una larga cadena de causas y efectos. Buda decía refiriéndose a esta ley “los efectos siguen a las causas como la sombra al cuerpo” y refiriéndose Jesús a la misma ley, dijo: “con la vara que mides serás medido”.

Muchas veces nos preguntamos: cuál es la razón por la cual ciertos eventos suceden, ya sea en nuestra propia vida, o en la vida de nuestros allegados, de nuestros conciudadanos y aún del propio planeta. Por ejemplo: un desastre natural o un fracaso en una empresa o negocio, lo cual afecta a un grupo de seres, dejándolos de un momento a otro en la incertidumbre o en la ruina; y nosotros para dar una explicación simplemente nos contentamos con decir que fue un castigo de Dios. En realidad, hemos de decir, que es Dios nuestro padre, un padre todo omniamoroso, omnipresente y omnisciente, que jamás castiga, pero que tampoco es el alcahuete de nuestros errores. Su actitud ante éstos, es el perdón y la comprensión. Dios ha creado leyes o principios universales para mantener el equilibrio de la creación y uno de ellos es la ley de karma-Darma, la cual permite que se logre la armonía en todos los reinos del plano físico y de los planos mental y espiritual.

Existen muchas clases de karma: individual, colectivo o familiar, nacional, de religión y el de un planeta, a su vez, el karma puede ser, de acuerdo a la causa: de mérito o de demérito. Todo se concatena, todo está unido. Causas agradables van a producir efectos agradables; causas desagradables generarán efectos desagradables; si criticamos seremos criticados, si juzgamos seremos juzgados, si dañamos algo de alguien, algo nuestro será dañado. Nada se da por azar. De igual manera, si sembramos bondad, dulzura y esperanza, eso mismo recibiremos: aquello que sembremos, eso mismo cosecharemos.

La ley del karma en sus diversas formas nos ayuda a regresar a nuestro propio origen, a nuestra verdadera esencia; nos ayuda a alcanzar el equilibrio interior, ya sea por medio de la belleza o el dolor. Si el hombre procurase alcanzar la propia belleza, la verdadera paz y armonía en su interno como en el medio que lo rodea, a través de la armonía que nos proyecta la naturaleza o bien por intermedio de los gratos momentos de la vida, podría alcanzar la luz para volver a su causa original. Sin embargo, la mayoría de las veces, el hombre para alcanzar esa luz, para retomar el camino de regreso a casa del padre, prefiere el  karma de demérito, es decir los dolores humanos; aquéllos, que a veces nos llegan como sentimientos de tristeza, de angustia y de confusión, los cuales nos llevan a vivir los accidentes, las enfermedades y los grandes golpes de la vida, como aquellos que de un momento a otro nos llevan de la opulencia a la ruina económica y los cuales son simplemente resultado de lo que hemos creado para aprender a buscar la luz en nuestro propio interno; sin embargo, cualquiera que sea el camino escogido para el hombre, servirá para encontrar la paz interior, ya que esto sólo dependerá del buen o mal uso de la energía divina. No es la ola la que ahoga al hombre, sino la acción del desdichado que marcha deliberadamente hacia ella poniéndose bajo la acción de las leyes que gobiernan el movimiento del mar.

Existen dos posibilidades únicas de integración en las acciones humanas, que si son hechos como causa generarán un efecto. Hablemos primero de las posibilidades energéticas negativas que impiden el desenvolvimiento del ser humano.

La primera de ellas, hablando en términos de energía se denomina LITMIO: La acción conductual de este tipo de línea produce estancamiento y su causa está en entorpecer voluntariamente la evolución de otros seres en el aspecto pensante. En el momento en que el hombre en forma consciente o inconsciente entorpece a otro ser en su avance a otro nivel de pensamiento, ya sea por manipulación o simplemente por qué impide que otro ser pueda encontrar su propio camino espiritual, el efecto será el que esas líneas se adhieran a sus órganos internos entorpeciendo su acción y produciendo como consecuencia las llamadas enfermedades físicas, las cuales muchas veces pueden ser traumáticas como es el caso del cáncer, el mal de Parkinson, la epilepsia y la parálisis.

La segunda se denomina línea electrónica DALMI: La acción conductual de este tipo de línea, es la dualidad, la pereza mental y la indecisión. Dualidad, que muchas veces se manifiesta como indolencia, pereza, falta de autonomía e indecisión. La causa ser indecisos y el crear dependencia de alguien, el efecto la indolencia y la falta de autonomía, la incapacidad de decidir sobre algo; existe un peso y un impedimento que no le permite lograrlo.

 

La tercera línea electrónica es llamada: SIGMA: La acción conductual de este tipo de línea produce las pasiones y emociones; su causa la programación de emociones fuertes o pasionales tales como las iras, las agresiones, las injurias y los reproches, los cuales van a producir como efecto dolores físicos, accidentes de tipo físico como fracturas, explosiones de ira, de celos y de odio, con sus consecuencias a nivel de nuestros propios órganos los cuales manifiestan por ejemplo úlceras, problemas en los órganos de los sentidos, etc.

 

La cuarta línea electrónica es KUMTI: La acción conductual de este tipo de línea produce desequilibrio, temor y angustia. Cuando el hombre pierde la capacidad de autogobierno y de autocontrol, genera como causa desequilibrio nervioso y su efecto va a ser la miseria, la angustia, el estrés, las enfermedades y en el peor de los casos, el cáncer.

La quinta línea electrónica es KAPPA: Su acción conductual es el rompimiento de su conexión interior y los vicios. La causa consumo de drogas alucinógenas, el alcohol y todo tipo de tóxicos. Su efecto consiste en que estas sustancias dentro del organismo van a producir el rompimiento del equilibrio físico y mental, provocando la autodestrucción del ser, de sus neuronas y protoneuronas.

Por último, tenemos la línea electrónica llamada PUR: Su acción conductual es el desacuerdo en las discusiones; la causa: las discusiones, el estar provocándolas, y su efecto es la producción o descarga de partículas de energía que generan violencia y que terminan muchas veces en pleitos y tragedias.

Estos tipos de energía constantemente están rodeando el medio ambiente en el cual el hombre se desenvuelve, ya que este medio está constituido por una triple dimensión social cuyos factores son: el medio ambiente, el trabajo y por último la escuela, la familia y general el medio que nos rodea. A través de la relación que el hombre lleva con otros seres puede generar todo un mundo de desequilibrio y desconciertos, o bien la puede convertir en un verdadero paraíso. En el momento en que ser humano logra alcanzar el equilibrio, alcanzando verdaderos niveles de madurez, comenzará a utilizar la energía adecuadamente, usando correctamente su libre albedrío y en ese momento hacen su aparición las energías de tipo electrónico llamadas energías positivas.

La primera de ellas es la línea electrónica DALTON: la acción conductual es el verdadero amor, las virtudes, el carisma, la ayuda desinteresada y siempre amorosa, produciendo en el ser, el ensanchamiento del alma, la limpieza del recipiente kármico superior, y permitiendo la adquisición de nuevos conocimientos, para ser aplicados en el propio bien y en el de los demás: todo esto permitirá la integración de la conciencia divina con el Yo inferior.

 

La segunda es la línea electrónica NEMUR: la acción conductual es el trabajo pensante y la creatividad enfocados y dirigidos por el amor divino. La unión de estas dos primeras energías positivas produce radiaciones de tipo GAMMA, las cuales van directo al yo superior permitiéndonos la comunicación y comunión plena con nuestra propia divinidad.

 

La tercera es la línea electrónica DUAL: su acción conductual es el equilibrio y el control de sí mismo. El equilibrio de las energías físicas y mentales nos dará salud, belleza y armonía en todos los aspectos.

 

Cuando el hombre logre aquietar su mente, mantenerse equilibrado, aún sobre sus propias pasiones naturales; cuando logre superar toda actitud de separabilidad y tome las riendas de su propia vida y existencia, logrará la verdadera belleza interna y externa, lo mismo que la salud física, mental y espiritual.

 

La cuarta es la línea electrónica NAUR: la acción conductual es la creatividad y el discernimiento. Al aflorar de nuestro interior todo lo mejor en cuanto a pensamientos, sentimientos, palabras y acciones, redundará en una imaginación creadora y constructiva la cual permitirá el flujo constante de la creatividad en el hombre, para unificar la propia vida a través de todas las formas y expresiones como también, la belleza y la propia naturaleza del padre.

 

 

La quinta es la línea electrónica SELDI: tiene por acción conductual la verdadera sensibilidad; controlando emociones y pasiones, evitaremos la sensiblería y el sentimentalismo, alcanzando la verdadera sensibilidad, que atraerá hacia nosotros este tipo de energías, que ayudan a elevar nuestro nivel vibratorio y nuestro campo magnético.

 

La sexta es la línea electrónica DISLE: su acción conductual es la decisión; la toma de decisiones que permiten el cambio de actitud, comenzando por nosotros mismos, atraerá esta radiación especial para ayudar a equilibrar nuestro propio mundo, en forma mancomunada y en perfecta comunión con nuestra mente y con el propio espíritu.

Generalmente el ser humano, en la tierra, trata de auto justificarse para hallar una explicación a todo lo que pasa y nos pasa, y el mejor indicador que nos puede mostrar si estamos usando bien o mal energía, es precisamente la vida que llevamos como las situaciones de nuestra naturaleza y de nuestro propio cuerpo, las enfermedades, por ejemplo, nos pueden indicar que algo está funcionando mal con relación a nuestros pensamientos, sentimientos o acciones. Si nos enfermamos, antes de culpar a los agentes externos, como sucede generalmente. Debemos analizar nuestras propias actitudes en cuanto se refiere a nuestros pensamientos, sentimientos, palabras y acciones, que es lo que realmente ocasiona estos disturbios dentro de nuestra propia materia, nosotros nos preguntamos porque Dios permite que un ser nazca ciego, pero lo que ignoramos es que estos hermanos, aunque no lo recuerden, han creado limitaciones a otros seres en épocas pasadas, son aquellos que a su vez enceguecieron a otros y que muchas veces teniendo la sabiduría y el conocimiento en sus manos se negaron a darlo a sus hermanos sedientos de amor y luz.

Aquellos que nacen sordomudos, simplemente fueron aquellos que en otras épocas, se negaron a hablar para dar a conocer la luz que conocían en su interno y cayeron por egoísmo. Por lo general, la mayoría de las personas mudas son también sordas, porque además de negarse a hablar para dar la luz y el conocimiento, se negaron a escuchar el clamor y la solicitaron de muchos seres que trataban de encontrar en estos seres algo que les revelara el misterio y les diera el consuelo, al mismo tiempo que aclarara un poco su mente en medio de la ignorancia que vivían.

Los llamados daños mentales o cerebrales como la epilepsia y los demás tipos de daño cerebral, son vividos por aquellos seres que se dedicaron a la práctica de la hipnosis, de poder mental mal dirigido, y de la magia negra para inhabilitar a otros seres, impidiéndoles su propio crecimiento espiritual. Aquellos hermanos a quienes llamamos locos, son seres de gran evolución, de gran capacidad energética y de gran poder mental que utilizaron su mente violentando la ley del libre albedrío y obstaculizando a otros seres en su progreso. Los dementes, en muchos casos, fueron falsos videntes, que a través de las falsas profecías, ya fuese por medio de la lectura de las cartas, del té, la lectura del tabaco, etc. Crearon grandes distorsiones internas en quienes los consultaron. Fue ésta, una de las principales causas del hundimiento de la Atlántida.

Las enfermedades respiratorias como el asma y todo aquello que afecta nuestros pulmones son experimentados por algunos seres, que teniendo el conocimiento y la sabiduría se negaron a darlo. Negar el conocimiento y la sabiduría un ser sediento de luz, es como quitarle el aire a alguien para que puede respirar. Son igualmente aquellos, que convirtieron el conocimiento en negocio, ya que los seres que no tenían poder económico para pagar por esa sabiduría, se quedaron por fuera y no pudieron tener acceso a la luz. En realidad, el pago por obligación, cierra la puerta de inmediato, y esta es la razón principal por la cual la sabiduría no tiene precio. Sin embargo tengamos en cuenta que aquel que la entrega también está en el mundo.

manitos

También es conveniente saber que muchas otras limitaciones no se dan simplemente por el azar, ya que éste no existe. La llamada lepra, la padecen aquellos que laceraron y torturaron a sus hermanos, cortando muchas veces la carne viva, igualmente, aquellos que han cercenado miembros a los seres en experimentos, torturándolos y produciéndoles mutilaciones.

Aquellos que padecen de problemas de la columna vertebral, son los mismos que han utilizado mal energía sexual, ya que cuando esta energía se usa mal, lo primero que entra a afectarse es nuestra vara mágica, la columna vertebral.

A su vez el homosexualismo, el lesbianismo, está causado por prácticas fálicas y de mal manejo de la energía sexual, creando una dualidad en los seres, lo cual les lleva a dudar en entender cuál es su verdadero género y su verdadero sexo.

Las anemias crónicas y algunas enfermedades de la sangre son consecuencia de la realización de prácticas fetichistas, velaciones y rezos hechos por medio de la necromancia o evocación de los muertos, así como a través de la hechicería y los rituales en los cuales intervino la sangre, utilizada de manera indebida, para manipular a otros seres con los llamados “pactos de sangre“. La amputación de miembros ocurre generalmente en aquéllos seres que han sido suicidas u homicidas.

El cáncer es una consecuencia de todo tipo de represiones o emociones contenidas, de angustias y resentimientos, así como por odios que él se va generando y acumulando a lo largo de su vida e incluso de vidas anteriores.

Los siameses son aquéllos seres que se han odiado por múltiples existencias, encontrándose en repetidas ocasiones como padres, hijos, hermanos, esposos, yernos, nueras, suegros, etc. Sin llegar a reconciliarse, ni ver en el otro, la perfección y el amor, que tras el velo de la carne existe en toda chispa divina emanada del creador. En este caso la ley divina la manda unida, teniendo que compartir órganos comunes para que así, se realice en ellos la ayuda y el verdadero amor.

El sida además de ser un karma planetario, es una de las siete plagas, es un control de la naturaleza para contrarrestar la promiscuidad y los abusos sexuales.

 

Los guerrilleros y terroristas son simplemente instrumentos del karma; su misión consiste en equilibrar deudas contraídas anteriormente, a nivel planetario, nacional y regional. Sin embargo, ellos a su vez están generando sus propios karmas y muchas veces a través de remordimientos y de sus sentimientos o de sentirse sumidos en una situación de la cual le es muy difícil salir, están nivelando una deuda kármica.

No hay nada que escape a ésta ley, sin embargo, así como el hombre ha generado su propio dolor, también podrá liberarse de estas deudas kármicas, si así lo desea.

La ley del Karma y el Darma

Ante todo es necesario que entendamos lo que es la palabra sánscrita Karma. No está de más aseverar que tal palabra en sí misma significa Ley de Acción y Consecuencia. Obviamente, no existe causa sin efecto, ni efecto sin causa. Cualquier acto de nuestra vida, bueno o malo tiene sus consecuencias.

Es indubitable que el Ego comete innumerables errores cuyo resultado es el dolor. Pensemos por un momento en las muchedumbres humanoides que pueblan la faz de la Tierra. Sufren lo indecible víctimas de sus propios errores; sin el Ego no tendríamos esos errores, ni tampoco sufriríamos las consecuencias de los mismos.

La Ley de Karma y Darma está dirigida por el Jerarca Anubis y sus cuarenta y dos Jueces de la Ley. 

Lo único que se requiere para tener derecho a la verdadera felicidad es ante todo no tener Ego. Ciertamente, cuando no existen dentro de nosotros los agregados psíquicos, los elementos inhumanos que nos vuelven tan horribles y malvados, no hay Karma por pagar y el resultado es la felicidad.

Cuando uno vive de acuerdo con el recto pensar, el recto sentir y el recto obrar, las consecuencias suelen ser dichosas. Desafortunadamente, el pensamiento justo, el sentimiento justo, la acción justa, etc., se hace imposible cuando una segunda naturaleza inhumana, actúa en nosotros y dentro de nosotros y a través de nosotros, aquí y ahora. Si no fuese por el mí mismo, nadie sería iracundo, nadie codiciaría los bienes ajenos, ninguno sería lujurioso, envidioso, orgulloso, perezoso, glotón, etc.

La Justicia y la Misericordia son las dos columnas torales de la Fraternidad Universal Blanca. La Justicia sin Misericordia es tiranía; la Misericordia sin Justicia es tolerancia, complacencia con el delito. En este mundo de desdichas en que nos encontramos, se hace necesario aprender a manejar nuestros propios negocios para enrumbar el barco de la existencia, a través de las diversas escalas de la vida.

El Karma es negociable y esto es algo que puede sorprender muchísimo a los secuaces de diversas escuelas ortodoxas. Ciertamente algunos pseudo-esoteristas y pseudo ocultistas se han tornado demasiado pesimistas en relación con la Ley de Acción y Consecuencia; suponen equivocadamente que ésta se desenvuelve en forma mecanicista, automática y cruel. Si la Ley de Acción y Consecuencia (Karma y Darma), si el Némesis de la existencia no fuera negociable, entonces ¿dónde quedaría la Misericordia Divina?

Cuando una ley inferior es transcendida por una ley superior, la ley superior lava a la ley inferior.

Haz buenas obras para que pagues tus deudas (Karma). Al León de la Ley se le combate con la Balanza. Quien tiene con qué pagar, paga y sale bien en sus negocios; quien no tiene con qué pagar, pagará con dolor.

Si en un platillo de la Balanza Cósmica, ponemos las buenas obras y en el otro las malas, es evidente que el Karma dependerá del peso de la balanza.

Si pesa más el platillo de las malas acciones, el resultado será las amarguras; sin embargo, es posible aumentar el peso de las buenas obras en el platillo del fiel de la balanza y en esta forma cancelaremos Karma sin necesidad de sufrir. Todo lo que necesitamos es hacer buenas obras para aumentar el peso en el platillo de las buenas acciones. Nunca debemos protestar contra el Karma, lo importante es saberlo negociar. Desgraciadamente a las gentes lo único que se les ocurre, cuando se hallan en una gran amargura, es lavarse las manos como Pilatos, decir que no han hecho nada malo, que no son culpables, que son almas justas, etc.

A los que están en miseria que revisen su conducta, que se juzguen a sí mismos, que se sienten, aunque sea por un momento, en el banquillo de los acusados, que después de un somero análisis de sí mismos, modifiquen su conducta. Si esos que se hallan sin trabajo se tornasen castos, infinitamente caritativos, apacibles, serviciales en un cien por ciento, es obvio que alterarían radicalmente la causa de su desgracia, modificando en consecuencia, el efecto. No es posible alterar un efecto si antes no se ha modificado la causa que lo produjo, pues como ya dijimos, no existe efecto sin causa ni causa sin efecto. No hay duda de que la miseria tiene sus causas en las borracheras, asquean te lujuria, en la violencia, en los adulterios, en el despilfarro y en la avaricia, etc. No es posible que alguien se encuentre en miseria cuando el Padre que está en secreto se encuentra aquí y ahora.

El Karma es una medicina que se nos aplica para nuestro propio bien. Desgraciadamente las gentes, en lugar de inclinarse reverentes ante el eterno Dios viviente, protestan, blasfeman, se justifican a sí mismos, se disculpan neciamente y se lavan las manos como Pilatos. Con tales protestas no se modifica el Karma, al contrario, se torna más duro y severo.

Reclamamos fidelidad del cónyuge cuando nosotros mismos hemos sido adúlteros en ésta o en vidas precedentes.

Pedimos amor cuando hemos sido despiadados y crueles. Solicitamos comprensión cuando nunca hemos sabido comprender a nadie, cuando jamás hemos aprendido a ver el punto de vista ajeno.

Anhelamos dichas inmensas, cuando hemos sido siempre el origen de muchas desdichas.

Hubiéramos querido nacer en un hogar muy hermoso y con muchas comodidades, cuando no supimos en pasadas existencias brindarles a nuestros hijos hogar y belleza. Protestamos contra los insultadores cuando siempre hemos insultado a todos los que nos rodean.

Queremos que nuestros hijos nos obedezcan, cuando jamás supimos obedecer a nuestros padres.

Nos molesta terriblemente la calumnia, cuando nosotros siempre fuimos calumniadores y llenamos al mundo de dolor.

Nos fastidia la chismografía, no queremos que nadie murmure de nosotros, y sin embargo, siempre anduvimos en chismes y murmuraciones hablando mal del prójimo, mortificándole la vida a los demás. Es decir, siempre reclamamos lo que no hemos dado; en todas nuestras vidas anteriores fuimos malvados y merecemos lo peor, pero nosotros suponemos que se nos debe dar lo mejor.

Los enfermos, en vez de preocuparse tanto por sí mismos, deberían trabajar por los demás, hacer obras de caridad, tratar de sanar a otros, consolar a los afligidos, llevar al médico a quienes no tienen con qué pagarlo, regalar medicinas, etc., y así cancelarían su Karma y sanarían totalmente.

Quienes sufren en sus hogares deberían multiplicar su humildad, su paciencia y serenidad. No contestar con malas palabras; no tiranizar al prójimo, no fastidiar a los que nos rodean, saber dispensar los defectos ajenos con una paciencia multiplicada hasta el infinito, así cancelarían su Karma y se volverían mejor.

Desgraciadamente, ese Ego que cada cual tiene dentro, hace exactamente lo contrario de lo que aquí estamos diciendo, por tal motivo considero urgente, inaplazable, impostergable, reducir al mí mismo a polvareda cósmica.

Cuando tal o cual Karma se encuentran ya totalmente desarrollado y desenvuelto, tiene que llegar hasta el final inevitablemente. Esto significa que sólo es posible modificar radicalmente el Karma cuando el arrepentimiento es total y cuando toda posibilidad de repetir el error que lo produjo, ha desaparecido radicalmente.

Karma duro  llegando a su final es siempre catastrófico. No todo el Karma es negociable.

Es bueno saber también que cuando hemos eliminado radicalmente al “yo psicológico”, la posibilidad de delinquir queda aniquilada y en consecuencia, el Karma puede ser perdonado. 

¿Que es el Dharma o Darma?

Darma o dharma es una palabra en sánscrito que quiere decir “proteger” o “guardar”. En el Budismo, es generalmente usada para señalar las enseñanzas del Buda y el camino acertado para llegar a la iluminación. En Hinduismo, dharma es interpretado como una buena acción, virtud o deber superior.

En general, dharma es todo aquello que guarda o protege el bienestar individual y colectivo.dharma

Tanto en el Hinduismo como en el Budismo, dharma está asociado con el concepto de Karma– la ley de causa y efecto.

La rueda de la vida o “samsara”, conectada al concepto de karma, simboliza el ciclo de la vida que incluye nacimiento, vida y muerte. El ciclo, como la rueda, no tiene principio ni fin, y por lo tanto después de la muerte hay otro nacimiento y una nueva vida – una y otra vez. Esto es lo que llamamos reencarnación. Esto es lo mismo tanto en Hinduismo como en Budismo.

La ley del karma dice que para cada acción, existe una consecuencia; para cada causa, hay un efecto; todo lo que se envía al Universo, regresa a nosotros tarde o temprano. El karma de una persona – o un colectivo – se puede manifestar durante un ciclo de la rueda de la vida, o durante el siguiente – durante esta vida, o la próxima.

Para lograr un ‘buen karma’ es necesario vivir de acuerdo al dharma, es decir, actuando correctamente y siguiendo las enseñanzas espirituales más elevadas. Toda acción que beneficie al individuo, a quienes lo rodean y a la humanidad en general, es considerado dharma y generará buen karma.

El dharma tiene el poder de balancear y borrar el mal karma acumulado, y en ese sentido afecta nuestro futuro inmediato al igual que próximas vidas.

Para acumular buen karma, el individuo debe seguir el camino del dharma que implica virtudes como pureza, compasión, honestidad o verdad y austeridad. Una vida que vaya en contra de estos preceptos, se considera adharmica. El adharma se basa principalmente en tres vicios – el orgullo, promiscuidad o violencia física e intoxicación.

En Hinduismo, el Manusmriti (las leyes de Manu) dicen que existen 10 reglas para cultivar dharma. Estas son el perdón, la paciencia, el control del cuerpo y la mente, la honestidad, la santidad, la lógica, el control de los sentidos, la verdad, el conocimiento y la ausencia de rabia.

Al final, la experiencia de ser humano implica tener la libre opción de actuar de acuerdo a nuestras virtudes o defectos. Es esta decisión la que generará buen o mal karma en nuestras vidas y nos ayudará a avanzar en el camino espiritual hacia la iluminación o a quedarnos estancados en existencias humanas una y otra vez, hasta que superemos la prueba.

En la ley kármica nada está ya determinado y en cualquier momento, por mucho mal karma que tengamos acumulado de esta y otras vidas, podemos balancear la cuenta obrando de acuerdo al dharma. El poder está en nuestras manos y a cada momento forjamos el presente y futuro con nuestros pensamientos y acciones.

Darma

El Darma es el sentimiento que nace en la pureza y en la perfección, que nos lleva a darlo todo sin ningún tipo de interés; es el deber que tenemos con nuestra evolución y con nuestros hermanos. Para alcanzar la plena liberación, debemos convertirnos realmente en Darma, en aquellos dadores de luz y amor, sin esperar jamás pago alguno, ni aún el reconocimiento.1f0_232_tatuaje_rueda_dha_00

El Darma armoniza los efectos negativos reduciéndoles su intensidad, hasta llegar al momento en que el hombre será Darma, y generará solamente Darma, amor y servicio puros y desinteresados.

Es la responsabilidad esencial que cada uno le debe a la sociedad de seres sensibles dentro de la que nace, al medio ambiente y por último, a nuestro “Ser” interior más alto.

El Dharma es lo que le debemos a la vida, la vida no nos debe nada, ya que ¡nos ha regalado la vida misma! Somos nosotros los que estamos comprometidos con ella con la finalidad de favorecer la evolución del grupo y el desarrollo personal por el solo acto de estar vivos.

Al hablar de numerología, se dice, que al momento de nacer se nos da un Dharma, esto tiene que ver con la fecha de nuestro nacimiento, podríamos decir que es la misión que nos ha sido encomendada. Si no aprendemos a escuchar nuestro interior, y no actuamos acorde con nuestra esencia, estaremos dentro de una vida de sufrimiento y dolor, esto es señal de que no estamos cumpliendo nuestra misión. No hay mayor tristeza que no seguir la voz de nuestro corazón, seguir nuestro Swadharma.

El Swadharma es el camino a la alegría y la felicidad. Tiene que ver con la tendencia psíquica individual o naturaleza, y sus necesidades para el crecimiento.DHARMA_Initiative_Collab__by_Earthstar01

Es muy común criticar los defectos de los demás y que no podamos ver los nuestros, Cristo nos decía: “Como puedes ver la paja en el ojo ajeno y no puedes ver la viga que hay en tu ojo”, ya que la “paja” que criticamos es la misma “viga” que no vemos, es decir, cuando nos molesta algo de alguna persona, cuando criticamos su forma de ser o conducirse, debemos detenernos a analizar si este defecto no lo tenemos nosotros, por lo general sucede un fenómeno de proyección en donde vemos nuestros defectos proyectados en la gente con la que convivimos, es como una advertencia, una señal, es la forma más directa que tenemos de vernos a nosotros mismos y corregir lo que haya que corregir.

Por eso es mejor no malgastar nuestra energía juzgando y criticando a los demás y emplearla mejor en ordenar nuestra vida, superar nuestros defectos, acrecentar nuestras virtudes para continuar en nuestro proceso evolutivo ¡eso ya es suficiente trabajo!

  •  No te esfuerces por atrapar las ideas que escuches ni por retener en la memoria la información.
  •  Sosiégate. Deja que el Dharma fluya dentro de tu corazón y se manifieste por él mismo.
  •  Mantente abierto a su fluir y te darás cuenta de que lo que está listo para ser retenido, se retendrá.
  •  Escucha las Enseñanzas con el corazón, no con los oídos.
  •  La única magia verdadera es el Dharma. Las demás magias son sólo ilusiones que te distraen del verdadero juego.
  •  Si tu contacto con el Dharma es a través de palabras, de libros o de escrituras, sólo te estás relacionando con lo que se dice del Dharma, no con el verdadero Dharma.
  •  Si tu cuerpo hablara, te diría: «Tú no eres mi dueño». En realidad te lo está diciendo todo el tiempo; pero como no entiendes el Dharma, no estás capacitado para comprenderlo.
  •  Si tu cuerpo realmente fuera tuyo, te obedecería si le ordenaras: «¡No envejezcas!» o «¡Te prohíbo que te enfermes!»
  •  Si no estás consciente de que tu aliento entra y sale de tu cuerpo, es porque vives muy lejos de ti mismo.

Limpieza Kármica

No importa cuáles hayan sido nuestros cargos pasados, podremos remediarlos. La primera forma es la reparación inmediata del daño. Otra de las formas de limpieza, es la ayuda desinteresada y amorosa; en el servicio desinteresado a toda la humanidad de acuerdo con nuestras propias capacidades, Este servicio no sólo se puede dar en el plano material, sino también el plano mental y aún más, en el plano espiritual. Uno de los más grandes servicios que el hombre puede dar, es el silencio.  Cuando centra su atención en su conciencia divina y pide por aquellos que padecen verdaderamente dolor, por aquellos que sufran, por aquellos que lloran, por aquéllos que no encuentran una salida ni consuelo.

Una tercera forma es el trabajo pensante, el cual consiste en estudiar la verdad de los libros, aquellos libros escritos principalmente por hombres plenamente realizados, seres que han superado la evolución humana, aquellas obras inspiradas de gran luz y elevación. Este trabajo habrá de realizarse para luego revertirlo en servicio a nuestros hermanos entregando esa luz que hemos recibido.

Una cuarta forma es aceptando sin blasfemar y entendiendo lo que son otras enfermedades, el dolor físico y aquellos accidentes o fracasos económicos, que son una forma de limpieza kármica o campanazo, para que el ser despierte y tome conciencia para elevarse nuevamente a su conciencia original.

Una quinta forma es la  polarización por medio de la transmutación, a través del uso de las energías superiores, como el uso del fuego violeta, la llama violeta, el fuego blanco, la llama blanca y la llama Rosa.

La utilización de estas energías no es solamente para nuestro uso, sino para que sean utilizadas también por nuestros seres queridos y por toda la humanidad, con el buen uso de la mente.

 

 Poniendo en funcionamiento a pleno la ley del dharma, quedaran anuladas todas las cargas que traemos a consecuencia del Karma.

Anuncios

Read Full Post »